Prueba de Tolerancia a Lactosa, Fructosa, Glucosa (Carbohidratos)

¿Qué es?

El test de hidrógeno exhalado o prueba de tolerancia al hidrógeno es un examen sencillo, no invasivo y de bajo costo; que sirve para estimar el tránsito del intestino delgado, detectar sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado y demostrar la malabsorción de los carbohidratos.(1,2) Por otra parte, la presencia de hidrógeno (H2) ha sido reportada desde hace más de tres décadas en el intestino como producto de la fermentación de sustratos en condiciones anaeróbicas hecho por bacterias.(3) La flora intestinal (bacterias entéricas) se encarga de la hidrolización de oligosacáridos en monosacáridos fermentables.(3)

Objetivos

1. Conocer las fundamentos clínicos de la prueba de tolerancia al hidrógeno.

2. Determinar las personas que cumplen con las indicaciones clínicas para la realización de la prueba de tolerancia al hidrógeno en la población que acude al Instituto.

Marco Legal

Ley 100 de 1993

Ley General del sistema de Seguridad Social en Salud.

Decreto 1011 de 2006

Por el cual se establece el Sistema Obligatorio de Garantía de Calidad en la atención en salud.

Resolución 1441 de 2013

Por la cual se definen los procedimientos y condiciones que deben cumplir los Prestadores de Servicios de Salud para habilitar los servicios y se dictan otras disposiciones.

Ley 1438 de 2011

Por medio de la cual se reforma el Sistema General de Seguridad Social en salud y se dictan otras disposiciones.

Marco Conceptual

Las pruebas de aliento (“breath test”) son una fuente diagnóstica desde la época de Hipócrates, y la primera prueba de hidrógeno espirado para el estudio de malabsorción de carbohidratos fue realizada por Leviit y Donaldson, en 1970; luego en 1975, Newcover y Cols. estudiaron el hidrógeno en personas con malabsorción de lactosa (ver figura 1) y demostraron que esta prueba era superior a la medición de glucosa en sangre; en 1978, Perman y Cols. describieron esta prueba para malabsorción de azúcar de mesa (sucrosa); en 1983, Ravich y cols. la malabsorción de fructosa (figura 2); y por último en 1984, Gudmand-Hoyer y cols. para malabsorción de maltosa.(4)

Figura 1. Malabsorción de lactosa. Al no existir lactasa o la mucosa intestinal presenta deterioro, la lactosa ingerida no es metabolizada y llega al colon, donde es descompuesta por fermentación bacteriana; llevando al torrente sanguíneo los gases producidos (hidrógeno – H2 y metano – CH4), y de allí a los pulmones donde son expulsados. Fuente: Campuzano-Maya G. Pruebas de aliento basadas en hidrógeno.(4)

Figura 2. Malabsorción de fructosa. Fructosa ingerida llega al colon, donde es descompuesta por fermentación bacteriana; llevando al torrente sanguíneo los gases producidos (hidrógeno – H2 y metano – CH4), y de allí a los pulmones donde son expulsados. Fuente: Campuzano-Maya G. Pruebas de aliento basadas en hidrógeno.(4)

Estas por medio del análisis de la exhalación de hidrógeno, han incrementado sus aplicaciones debido a que:

  1. Los gases producidos por las reacciones químicas en el tracto digestivo son de difícil cuantificación por cualquier otra vía.
  2. El aliento exhalado es fácil de recolectar por métodos simples, no-invasivos y dispositivos adaptados para uso hospitalario o en campo.
  3. Facilidad de realización de series de estudios para evaluar el curso de la enfermedad o la respuesta al tratamiento.
  4. El análisis de esta muestra es simple, automática y costo/efectiva.
  5. No depende de la función pulmonar la validez de sus resultados.(3)

Los gases producidos en el lumen del tracto gastrointestinal están compuestos en un 99% por nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, hidrógeno y metano; en el estómago predomina el nitrógeno y el oxígeno, mientras que en el colon son el hidrógeno y el metano.(4) En base a esto se fundamentan estas pruebas, en condiciones donde por fermentación bacteriana de carbohidratos y restos de alimentos que no son digeridos en el intestino delgado.(4)

Así mismo, el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO “Small Intestinal Bacterial Overgrowth”) se presenta porque el intestino delgado presenta exceso de bacterias por colonización de estas procedentes del colon, con predominio de estreptococos, estafilococos, micrococos, Klebsiella y Escherichia coli. La prueba diagnóstica de oro para este es el cultivo de material intraluminal del intestino delgado por medio de procedimiento endoscópico, pero este es menos sensible y específico que la prueba de aliento;(4,5) que para este caso se realizaría con lactulosa que presenta una reproducibilidad del 92% para el diagnóstico de sobrecrecimiento bacteriano.(4)

Estos gases intestinales presentan una difusión a la sangre para su eliminación por los alvéolos pulmonares, dado que el hidrógeno tiene mayor presión parcial intraluminal que el dióxido de carbono, pasando al torrente sanguíneo en mayor cantidad y con mayor rapidez.(4,2) Y la cantidad de hidrógeno espirado es proporcional a la cantidad de material fermentado por bacterias del colon.(4)

Las pruebas de mayor uso son las referentes a la malabsorción de lactosa, de fructosa y lactulosa para el sobrecrecimiento bacteriano.(4)

Ámbito de aplicación

Las pruebas de H2 espirado están indicadas en toda persona que presente dolor abdominal, cólicos, flatulencia, borborismos, distensión abdominal y diarrea, y más aun cuando el paciente relaciona esta sintomatología con el consumo de lácteos.(2,4,6)

El Instituto adopta las indicaciones dadas por el consenso de la conferencia de Roma para pruebas del aliento en enfermedades gastrointestinales.(2)

Indicaciones de la prueba H2 espirado:

  • Sospecha de síndrome de intestino irritable secundario a sobrecrecimiento bacteriano.(7,8)
  • Sospecha de enfermedad celíaca (malabsorción).

Contraindicaciones:

  • Sospecha de intolerancia hereditaria a la fructosa o antecedentes de hipoglicemia, o alguno de los sustratos utilizados.

Población objeto

Todo paciente que acuda al Instituto con sospecha de trastorno de malabsorción a algún oligosacárido o sobrecrecimiento bacteriano que no presente contraindicaciones para la prueba del aliento y requiera confirmación o seguimiento de su patología.

Generalidades / Precauciones

Es un examen con un alto grado de seguridad, la principal alerta es la población con intolerancia hereditaria o hiperreactividad a alguno de los sustratos utilizados para la realización del mismo.

Procedimiento

Previo a la prueba de hidrógeno espirado se debe cumplir con:(2,4)

  • No realización de colonoscopia o enema de bario en las últimas 4 semanas.
  • No uso de antibióticos en las últimas dos semanas.
  • No uso de laxantes o medicamentos que modifiquen el tránsito intestinal en la última semana.
  • Suspender 1 día antes de la prueba el consumo de alimentos ricos en fibra vegetal y almidón (cereales).
  • No fumar, no consumir alcohol ni realizar ejercicio físico desde la noche previa al examen.
  • No masticar chicle 12 horas antes de la realización de la prueba.
  • Cumplir con ayuno de 12 horas, lo único que puede ingerir es agua.
  • Permanecer en vigilia al menos 1 hora antes de la prueba y durante esta.
  • Si es por sospecha de malabsorción a la lactosa, se debe suprimir o reducir al mínimo el consumo de productos lácteos al menos 7 a 10 días previos al examen.

Dosis de la carga:

  • Lactosa = 1,0gr/kg de peso, máximo 25 gr, disueltos en 250mL de agua, que no sea fría.
  • Fructosa = 1mg/kg de peso disueltos en 10mL/kg peso de agua, máximo 25gr disueltos en 250 mL de agua, que se ingiere en 3 a 5 minutos.
  • Lactulosa = 0,5gr/kg de peso, máximo 10 gr, disueltos en 250 mL de agua que se debe ingerir en 3 a 5 minutos.

Después de esto, se tomarán muestras de aire espirado cada 30 minutos hasta por 3 horas.